sábado, 17 de noviembre de 2012

NO PUEDO DEJAR DE LEER

¿No os ha pasado nunca que una historia os atrapa tanto que prácticamente no podéis soltarla hasta que no habéis acabado la última página? y que entonces ¿Solo queréis otro igual?
Puede que incluso no sea un gran libro, puede que sea una típica lectura de verano de las que se leen para pasar un rato agradable, de alegre melancolía o de emoción aventurera.  Puede no ser uno de esos libros que tenéis intención de releer en un futuro, pero por alguna razón os habéis introducido tanto en la historia que no podéis parar.
A mí me ha pasado muchas veces, hasta el punto de ir trasladándome por la casa con el libro abierto a ver si tengo algún minutillo libre para poder seguir leyendo.
Ese libro que me acompaña al cuarto de baño y que apoyo con mucho cuidado en el lavabo para que mientras me seco después de la ducha pueda pasar alguna página.  
Ese libro que cuando salgo de casa he metido en el bolso por si por una vez no solo no me importa ponerme en una larga y pesada cola de las de "voy a gestionar...", sino que estoy deseando tener que hacer alguna y así tener la ocasión de seguir leyendo.  
Ese libro que te hace ponerte a trabajar tarde porque te quedaba tan poco para leer el final que eres incapaz de dejarlo aparcado hasta que terminara tu jornada laboral y por el que estás más que decidid@ a coger tiempo de desayuno (tiempo que nunca tomas porque te gusta desayunar en casa) para poder terminar el libro.  
Ese libro que cuando lo terminas casi lo abrazas con una sonrisilla de satisfacción porque ha cumplido con tus expectativas, aunque por desgracia se haya acabado y con él tu ansia de libro (aunque solo de ese libro, siempre hay más).

15 comentarios:

  1. Muchísimas veces me he quedado hasta las tantas de la madrugada leyendo incapaz de soltar una historia.

    ResponderEliminar
  2. La verdad que me ha pasado muchas veces. De hecho con Entra en mi vida, hace poco que me ha pasado, me enganchó y no sabes cómo.

    Un besazo y feliz finde

    ResponderEliminar
  3. conozco esa sensación, de hecho mi lectura actual es de ese tipo
    besos

    ResponderEliminar
  4. Una sensación muy bonita. Me ha pasado muchas veces el querer robar minutos a lo que sea para poder continuar con el libro.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Sí que me ha pasado, pero como leo tantísimo y de temática tan distinta, me pasa con los libros que menos me lo espero. Siempre es una sorpresa. También es cierto que a veces pasamos por una mala racha y no encontramos nada que nos enganche, ¿verdad?

    ResponderEliminar
  6. Sí que me ha pasado, y es una sensación que me encanta!!!!

    ResponderEliminar
  7. Me ha encantado esta entrada^^
    Me ha pasado muchisimas veces, y al acabar el libro, me da mucha tristeza y quiero buscar otro libro que sea igual :)

    ResponderEliminar
  8. Me ha pasado en muchas ocasiones, siempre que me encuentro con un gran libro.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  9. Una buena reflexión, Mariuca. Esa sensación suele pasar algunas veces, aunque quisiera que me pasara más a menudo, pues a veces te encuentras con que el libro te engancha desde el principio y necesitas seguir leyendo para, en alguna parte del mismo, bajar el ritmo y se fastidió el enganche. Ya habría que soltarlo para volver a retomar su lectura en otro momento. En otros, sin embargo, sobre todo en los infumables, no hay tal posibilidad de ir con ellos a ninguna parte. Besos.

    ResponderEliminar
  10. Una sensación que suele acompañarnos diversas veces en nuestra vida lectora y que es tan cálida, tan apetecible y que te mantiene con los ojos como platos en plena madrugada. Lástima que se nos acaben tan rápido estos libros. Deseemos que pronto nos llegue uno igual. Besitos y buen finde.

    ResponderEliminar
  11. Magnífico Mariuca!! ¿a quien no de este mundillo bloguero le ha pasado? hasta cocinando con ojo acá y allá, rascando minutos de donde sea para leer otra página. Un beso

    ResponderEliminar
  12. Me ha pasado, claro. Y, sobre todo, con libros de los que no lo esperaba (los caminos de la literatura son insondables). Y cuando me ha pasado, he adorado, idolatrado, manoseado posesivamente ese libro para siempre.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. Una sensación es verdad, agradabilísima!!
    Besines,

    ResponderEliminar
  14. ayyy muchísimas veces...y me han hecho ir por una vela cuando estoy leyendo, y una tormenta corta la energía eléctrica...

    ResponderEliminar

Tu comentario será visible tras la aprobación.